¿Qué sistema de cálculo de costes es mejor para nuestra empresa? | Pablo Orts | Programa Superior en Control de Gestión

En artículos anteriores hablábamos de la existencia de sistemas modernos de reparto de costes, como son el Target Costing y ABC Costing, pero ¿por qué elegir un método u otro?, ¿cuál es el más adecuado?

En el Programa Superior en Control de Gestión, de la Fundación Empresa Universidad de Alicante, profundizamos con Pablo Orts, experto en costes y en desarrollo, estructuración y gestión de la eficiencia en Controlling Digital en grandes grupos, en el conocimiento de los distintos sistemas y estrategia de costes, para disponer de una base fiable para la toma de decisiones.

La mayoría de los sistemas tradicionales de cálculo de precio parten del cálculo de los costes, luego agregan un margen de ganancia y se determina el precio de venta. Podemos pensar que los precios de productos y servicios que la empresa lleva al mercado deben estar alineados con lo que el cliente puede pagar por el valor que lleva incorporado, pero muchas veces no coincide con el valor que el cliente está dispuesta a pagar. ¿Cual puede ser la solución a esto? Combinar el método Target Costing y ABC Costing. ¿Por qué? El motivo es que el Target Costing es un sistema que puede ayudar a establecer la estructura Precio-Ganancia-Coste que el mercado está dispuesto a pagar por su producto o servicio y el ABC Costing puede ser un aliado a la hora de adoptar las técnicas de Target Costing, ya que ayuda a comprender cómo se originan los costes, porque ofrece una información mas detallada y completa sobre costes, y cómo estos fluyen a través de todos los departamentos y áreas de la empresa hasta los productos y servicios.

El Target Cost es un proceso de obtención del coste de los bienes o servicios a partir del precio de venta esperado o disponible. La principal diferencia entre un esquema tradicional de costes y el Target Cost, es que el mercado competitivo es quien dirige la planificación de costes.

En este sistema se tienen en cuenta los costes generados en todas las etapas del ciclo  de vida del producto, mientras que en otros sistemas se centran principalmente en la etapa de producción.  En este método se tienen en cuenta aspectos como el COSTE, la CALIDAD, el TIEMPO y la INNOVACIÓN.

Como características básicas de este modelo encontramos que, exige que los controllers estimen constantemente el coste de fabricación de un producto, se focaliza en la gestión de costes de los productos nuevos, apunta a la reducción de costes en la etapa mas importante (diseño y desarrollo) y es un proceso integrador de todas las áreas de la compañía.

Podemos enumerar unas etapas a la hora de implementar este sistema, que pueden ser las siguientes:

  1. Fijación del precio de venta objetivo. Esto implica plantearnos ¿dónde queremos posicionar nuestro producto? Y esta pregunta nos lleva a pensar ¿qué necesidades queremos cubrir?, ¿quién es nuestro cliente objetivo?, ¿qué competencia tenemos?, ¿qué precio podemos valorar para el mercado?
  2. Determinar el margen de beneficio deseado.  En esta etapa, la empresa debe definir el beneficio que considera satisfactorio por la venta de un determinado bien o servicio y esta decisión debe estar en la planificación estratégica de la organización.
  3. Cálculo del coste objetivo, es decir, la diferencia entre el precio de venta esperado y el margen de beneficio deseado.
  4. Predeterminar el coste alcanzable por el producto, tratando de fijar dicho valor a través de la estimación de costes calculados mediante las técnicas conocidas.
  5. Análisis de los desvíos. Esta etapa requiere de una actividad de coordinación y cooperación entre distintos sectores de la empresa.

Como aspectos positivos de este sistema, podemos enumerar que obliga a pensar permanentemente en términos de eficiencia, estimula la comunicación, contribuye a que se fijen objetivos departamentales e integra a las diversas áreas de la empresa en tareas conjuntas y coordinadas.

También presenta algunos aspectos negativos o inconvenientes como pueden ser los largos tiempos para el desarrollo del sistema y excesiva atención a los deseos del cliente. Además requiere de mucho esfuerzo a los miembros de la organización.

Si nos centramos en el método ABC Costing, podemos decir que este sistema de costes está basado en las actividades y surge en los años 60 por la necesidad de aumentar la competitividad y de controlar de manera más precisa los costes indirectos. Es un sistema que nos lleva a analizar la relación Recursos-Actividades-Productos y que nos da respuesta a preguntas del tipo ¿qué recursos económicos se consumen?, ¿qué relación tienen los recursos y las actividades?, ¿en qué tareas se consumen?, ¿cómo consumen los productos Actividades?, ¿qué genera nuestra empresa?, permitiéndonos saber cuales son las actividades que más cuestan a la empresa, qué actividades agregan valor, cuales son los clientes mas o menos rentables y / o cuales son los sistemas de distribución mas económicos. Se tiene así una visión más realista del coste y esto nos permite tomar decisiones estratégicas sobre el negocio.

En este modelo determinados tres fases a la hora de su implantación:

  1. Análisis de la estructura de la organización. Es fundamental tener un claro conocimiento de todos departamentos, procesos y áreas de la empresa.
  2. Análisis de las actividades, así como imputar los costes y gastos fijos a las actividades que recogen los diferentes centros de coste.
  3. Asignación de costes a los productos, tanto directos como indirectos.

Los aspectos positivos de este sistema son que da mayor perspectiva y visibilidad de lo que ocurre, se pueden implementar sistemas de KPIs basados en las actividades, permite presupuestar con menor grado de subjetividad y también permite saber que producto es más rentable.

Como aspectos negativos podemos citar que algunos costes indirectos pueden resultar difíciles de imputar a las actividades, toda la empresa debe ser consciente y tener clara la cultura de costes ABC, y que puede haber un gran consumo de recursos económicos y personales en la primera fase del modelo, diseño e implementación.

En definitiva, una productiva sesión en la que estudiamos y pusimos en práctica las técnicas y sistemas mas adecuados para la gestión de costes que nos permitan disponer, como decíamos al principio, de una base fiable para la toma de decisiones, y en la que además analizamos con ejemplos qué empresas utilizan estos sistemas actualmente en nuestro sistema productivo.

Un comentario en “¿Qué sistema de cálculo de costes es mejor para nuestra empresa? | Pablo Orts | Programa Superior en Control de Gestión”

  • JAIME RAFAEL ARTIEDA CAJILEMA dice:

    Buenos días desde Ecuador:
    Desde la perspectiva que no existen costos reales, se pueden realizar algunos acercamientos al costeo, basándose en métodos como los expuestos, me gusta más la combinación de ellos, ABC Costing dedicado a la producción y Target Costing dedicado al mercado y a la competitividad. Lo que hay que tener en cuenta es de no recargar de costos a los productos.
    Saludos,
    Jaime

  • Enviar tu comentario:

    Tu email no será publicado.