Grandes empresas llamadas PYMES | José Luis Espinosa Puig | Máster en Dirección y Gestión de Empresas | Universidad de Alicante | MDE
pequeñas grandes empresas pymes

Dirigir o trabajar en una PYME es un digno orgullo. Y cuando ese digno orgullo es generalizado en el equipo, la PYME, es también una gran empresa.

Por motivos organizacionales y, posiblemente, para facilitar el aprendizaje de cualquier tema que pretendamos estudiar, hemos de realizar diversas clasificaciones que nos ayuden a comprender e investigar sobre dicha materia.

Entre otros motivos, es por ello que existió una necesidad de clasificar las empresas en función de unos parámetros que determinan su tamaño. Es aquí donde surge el concepto PYME (pequeña y mediana empresa), que basándonos en la definición que enuncia la Unión Europea, podemos decir que:

«La categoría de microempresas, pequeñas y medianas empresas (PYMES) está constituida por las empresas que ocupan a menos de 250 personas y cuyo volumen de negocios anual no excede de 50 millones de euros o cuyo balance general anual no excede de 43 millones de euros». Extracto del artículo 2 del anexo de la Recomendación 2003/361/CE.1 

Ahora bien, más allá del significado que podamos considerar como “oficial” estoy convencido que las PYMES son también grandes empresas. Para demostrarlo, plantearé otros parámetros con los que igualmente podríamos clasificar empresas que, sin embargo, atiendan más a la calidad que a la cantidad:

  • Satisfacción de los clientes: es un término que mide la relación entre la expectativa de un cliente y la percepción del producto/servicio recibido. Podríamos ilustrarlo con la siguiente fórmula:

S= P – E

Donde;

S= Satisfacción

P= Percepción

E= Expectativa

  • Reputación en el mercado: es la percepción que pueda tener el público objetivo sobre una marca, producto o servicio.
  • Tasa de crecimiento sostenible2: Es el resultado de la aplicación de las políticas de marketing, financiación y recursos disponibles. Nos indica cuanto se puede aumentar los ingresos, sin necesidad de percibir dinero prestado, es decir, sin aumentar el apalancamiento financiero. La fórmula para su cálculo es:

TCS = ROE * RR 

Donde;

TCS= Tasa de crecimiento sostenible

ROE= Rentabilidad Financiera

RR= Ratio de retención

  • Rendimiento del equipo de trabajo: el recurso humano es fundamental y de vital importancia en una empresa. La consecución de los objetivos económicos y de producción se alcanzarán con un equipo motivado y bien dirigido.

“Llegar juntos es el principio. Mantenerse juntos, es el progreso. Trabajar juntos es el éxito”, Henry Ford.

Estos parámetros, no son intrínsecos de ninguna empresa en función de su tamaño, sino que cualquier tipo de empresa puede aspirar a obtener una óptima valoración que le permita alcanzar sus objetivos propuestos en el plan estratégico, y lograr así competir en su mercado con valor y dignidad.

Para terminar con este artículo, y en pro de las PYMES, me gustaría destacar 4  características que, a mi juicio, son grandes fortalezas que todas ellas guardan en común:

  • Flexibilidad o capacidad de adaptación: debido a su estructura sencilla, son capaces de adaptarse con mayor facilidad y rapidez a los cambios del mercado. Esta característica, quizás sea la más importante para la continuidad y estabilidad de una empresa en el largo plazo. Porque al igual que en la naturaleza

“Las especies [o empresas] que sobreviven a los cambios no son las más fuertes, ni las más rápidas, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio”, Charles Darwin.

  • Proximidad al cliente: el trato que puede ofrecer una PYME siempre es más personalizado, pudiendo afinar más en el asesoramiento durante todo el proceso de ventas puesto que se genera un mayor vínculo entre empresa (o miembro del equipo) y cliente.
  • Compromiso del equipo: por las características del tamaño del equipo, se crean más sinergias entre miembros de un mismo departamento, e incluso entre miembros de departamentos diferentes. Estos vínculos, también generan una mayor identidad hacia la marca y una cultura de trabajo homogénea en la compañía.
  • Creatividad: las PYMES tienen capacidad de innovar en productos, servicios y promoción, sin correr demasiados riesgos.

En definitiva, dirigir o trabajar en una PYME es un digno orgullo. Y cuando ese digno orgullo es generalizado en el equipo, la PYME, es también una gran empresa.

José Luis Espinosa Puig, es Ingeniero Técnico Industrial y graduado en el Máster en Dirección y Gestión de Empresas de la Universidad de Alicante. Desde sus inicios profesionales ha estado vinculado a la PYME y al sector de la maquinaria industrial, ocupando actualmente el puesto de Director General de la compañía Mizumo, fabricante de exprimidores de naranja profesionales.  Durante su participación en el Máster como alumno aportó su enriquecedora visión y no dejó de participar de forma creativa, sumando su experiencia a la del resto de compañeros y consiguiendo que la experiencia fuera, de esta forma, completa para todos ellos. Desde estas líneas le agradecemos enormemente su participación con este post.


Bibliografía

1 Guía del usuario sobre la definición del concepto PYME. Comisión Europea. Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y PYMES.

2El crecimiento sostenible. Administración Financiera. Lionel E. Pineda


Photo by Daria Nepriakhina on Unsplash

Un comentario en “Grandes empresas llamadas PYMES | José Luis Espinosa Puig | Máster en Dirección y Gestión de Empresas | Universidad de Alicante | MDE”

  • Vanesa Hernández Lara dice:

    Que gran frase la que encabeza y resume este artículo: “Dirigir o trabajar en una PYME es un orgullo. Y cuando ese digno orgullo es generalizado, la PYME es también una Gran Empresa.” Enhorabuena Jose Luis por tus palabras con las que estoy totalmente deacuerdo. La pasión por lo que se hace y las relaciones con las personas, es lo que nos clasifica como más o menos “grandes”. Gran ejemplo en tuyo compañero.

  • Enviar tu comentario:

    Tu email no será publicado.