Conceptos clave para entender el análisis de los estados financieros | Lorena López y Carmen Sala | PWC | Máster en Dirección y Gestión de Empresas | Universidad de Alicante | MDE

En las organizaciones y empresas es fundamental el análisis de los estados financieros porque será el proceso que nos permitirá conocer y definir la gestión que hemos realizado en la empresa y  decidir qué acciones serán las adecuadas para mejorar y conseguir los objetivos que nos hayamos previamente propuesto a nivel empresarial. Es por este motivo que, sea cual sea la tipología, el tamaño o la complejidad de nuestra empresa y, aunque no nos dediquemos al tema financiero directamente, deberemos familiarizarnos con conceptos de análisis financiero que nos ayuden a entenderlos, interpretarlos y ser capaces de tomar decisiones en base a ellos ya la información que nos trasladan.

No sólo si somos los gerentes o propietarios de la empresa nos interesará conocer estos datos sino que también lo hará si somos clientes, empleados, sindicatos, entidades de crédito, competencia, asesores o, por supuesto, acreedores de la misma.

Partiendo de esta idea nos embarcamos en la importancia del análisis financiero y de entenderlo y saber interpretarlo, por lo que es fundamental aprenderlo en el contexto del Máster en Dirección y Gestión de Empresas de la Universidad de Alicante y, además, hacerlo de la mano de Lorena López y Carmen Sala de PWC. Aunque existen gran cantidad de herramientas en la clase y en este artículo nos centramos, principalmente, en los ratios que nos ayudan a interpretar, en base a comparativas, el análisis de estados financieros. Y hablamos de comparativas porque, principalmente se trata de esto, de poner en contexto los datos frente a otras empresas del sector o frente a la misma empresa en momentos diferentes. Será en base a esta comparación cuando los datos realmente sean significativos y nos ayuden a interpretar el estado de nuestra organización, así como los cambios o mejoras que deberemos introducir para llegar a la consecución de los objetivos que nos hayamos marcado.

Pero antes de comenzar en nuestras organizaciones a realizar análisis de ratios deberemos entender varios conceptos clave sobre los que éstos se asientan y que debemos controlar:

  • LIQUIDEZ: Se refiere a la capacidad que un elemento se convierta en dinero. Diremos que un bien es más líquido cuanta más facilidad de venta tenga, cuanto más rápidamente pueda convertirse en dinero en efectivo sin perder valor.
  • SOLVENCIA: Capacidad de una entidad para hacer frente a sus deudas.
  • RENTABILIDAD: El rendimiento que se obtiene a consecuencia de realizar inversiones. Es decir, los beneficios que obtenemos al invertir dinero en recursos financieros.
PWC_Financiero_MasterDireccionEmpresas_UA
PWC_Fina-nciero_MasterDireccionEmpresas_UA

Si bien estos conceptos serán principales, existen otros que debemos entender para poder interpretar bien los ratios y saber qué información nos transmiten:

  • Patrimonio. Cuando hablamos de patrimonio nos referimos a la suma de bienes, derechos y obligaciones de la empresa, que detallaremos a continuación. El patrimonio lo constituyen tanto los medios económicos (activo) como los financieros (pasivo). El balance será la expresión contable de dicho patrimonio.
  • Bienes. Se refiere a lo que la empresa posee en cuanto a maquinaria, instalaciones….
  • Derechos. Se trata de lo que todavía no se ha cobrado pero en lo que tengo derecho por haber realizado un servicio o servido un producto. Deudas que tienen terceros conmigo.
  • Obligaciones. En este caso es mi empresa la que tiene deudas con bancos, proveedores, etc.
  • Balance. Como ya hemos adelantado en el apartado de patrimonio el balance es la expresión contable de dicho patrimonio donde podremos ver y valorar el estado de la empresa y la consecución de los objetivos planteados en la misma.

El balance de situación se puede representar en base a ACTIVO y PATRIMONIO NETO Y PASIVO, conceptos relevantes también en su interpretación y conocimiento. Aunque ya hemos hablado de este tema en otros artículos, diremos que:

ACTIVO: Indica los bienes y derechos de la empresa, teniendo por tanto un tinte positivo para ésta. Podríamos encontrar, por ejemplo, maquinaria, instalaciones, mobiliario, elementos de transporte, caja, clientes…

El activo se organizará en NO CORRIENTE Y CORRIENTE de menor a mayor disponibilidad o LIQUIDEZ.

PASIVO. Incluye el Patrimonio neto (aportaciones de socios, reservas…) y pasivo que es la estructura financiera, representativa de las obligaciones derivadas de la actividad. En este caso se representarán en base de menor a mayor exigibilidad como PATRIMONIO NETO, NO CORRIENTE Y CORRIENTE.

Podemos realizar, además, 3 análisis según donde pongamos el foco al realizarlo:

  • Análisis patrimonial: Como su propio nombre indica se centra más en el patrimonio y el equilibrio entre las propias masas patrimoniales que ya hemos nombrado en el apartado anterior, es decir, entre inversiones y estructura financiera. Este análisis pone el foco en la LIQUIDEZ.
  • Análisis financiero: Pone el foco sobre la capacidad de la empresa para hacer frente a sus compromisos a corto/largo plazo. El foco en este caso es la SOLVENCIA.
  • Análisis económico: Con foco en la RENTABILIDAD se estudian márgenes, flujos de caja… a fin de  conocer la evolución del proceso de formación del resultado y de sus componentes.

Una vez revisados, conocidos y entendidos todos estos conceptos, tendremos mayor capacidad de hablar y de entender sobre ratios. Partamos de estas bases de conocimientos para poder entender el análisis de estados financieros y tomar decisiones en base a los datos que el mismo arroje. Sin partir del conocimiento de estos conceptos básicos, será mucho más compleja la tarea de comprensión de ratios que seguiremos trabajando en próximos artículos.

Todavía no hay ningun comentario. ¡Puedes ser el primero en dejarnos un comentario!

Enviar tu comentario:

Tu email no será publicado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.